Los beneficios del aceite de comino negro para tu piel

Viviane Danion
7 de septiembre de 2022
El aceite de comino negro (Nigella Sativa) es sin duda ninguna, uno de mis favoritos para mimar la piel.

Primero por la sencillez del cultivo de esta hierba ornamental con hermosas flores azuladas que agradan la vista de mayo a julio.

Luego porque es uno de los aceites vegetales que mejor le sienta a mi piel sensible, sujeta a rojeces e imperfecciones.

El comino negro, también conocido como ajenjuz o nigella es originario de Oriente Medio y naturalizado en buena parte del Mediterráneo donde se cultiva por sus semillas. En países como Turquía o Siria, se usan las semillas como condimento, o bien de ellas se saca el preciado aceite.

Tan preciado que en la cultura islámica es la semilla bendita, habbatul barakah, “que cura todo, menos la muerte”.
De la composición única de su aceite, podemos destacar:

Su alto contenido en ácido linoleico (50%), un ácido graso esencial poliinsaturado también conocido como omega-6 e imprescindible para una piel sana. Fortalece la barrera lipídica, alisa su superficie y mantiene la elasticidad de la piel, protegiéndola de los procesos de descamación y deshidratación, o de los daños causados por los rayos UV. Además calma las pieles irritadas, sensibles y enrojecidas.

Es además una fuente natural y abundante de vitamina e (193 mg/kg), antioxidante que actúa en la piel reduciendo las estrías y las arrugas.

Pero lo más interesante del aceite de comino negro ecológico de primera presión en frío, es su alto contenido en aceite esencial que le confiere un olor picante y único que me encanta.
La timoquinona es uno de los principales componentes de su aceite esencial (hasta el 48%). Antiséptico y antiinflamatorio natural, ayuda a la curación de las pieles acnéicas, pequeñas heridas, y calma las pieles sensibilizadas y atópicas que sufren alergias, rojeces e irritaciones.

La sinergia de sus componentes otorgan al aceite de comino negro las siguientes propiedades:

- antibacteriano.

- antifúngico.

- cicatrizante : aumenta la producción de colágeno.

- anti-inflamatorio: para pieles con problema de psoriasis, acné, rosácea o eczema.

- disminuye manchas de despigmentación (vitiligo).

Por todas estas razones el aceite de comino negro no podía faltar en nuestro limpiador facial, cuya fórmula rica en ácidos grasos, fortalece y nutre a diario tu piel además de limpiarla suavemente..
crossmenuchevron-upchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram